Lactancia erótica

amamentação erótica

Una práctica sexual muy nutritiva

En el distrito rojo de Kabukicho, Tokio, es posible tomar una taza de leche materna por 2,000 yenes ($ 20,000). Si alguien quiere tomar el líquido directamente del seno de la mujer, tendrá que pagar 5,000 yenes. Este servicio, iniciado por Bonyu Bar, se ha vuelto bastante popular en esta región de la capital japonesa.

La lactancia erótica en adultos ha sido retratada en relatos históricos desde la Edad Media (obra de Peter Paul Rubens - Wikimedia Commons)

Mucha gente podría decir: ¡qué excéntricos son los japoneses! Pero la lactancia materna con fines eróticos está lejos de ser una excentricidad en el país asiático. Hace diez años, una edición dominical de The Times reveló que aproximadamente un tercio de los hombres británicos habían sido amamantados por sus esposas. En otro informe de 2014, el periódico confirmó que esta práctica ya se había extendido a países como India, China y Europa.

¿Trastorno o fantasía simple?

La lactofilia o fetichismo de la leche se consideraba parafilia hasta la cuarta edición del Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales, publicado por la Asociación Americana de Psiquiatría (conocido como DSM-IV). Esta clasificación colocaba a la práctica en el mismo grupo de trastornos que el exhibicionismo, la pedofilia, el masoquismo y el sadismo.

Pero la última edición de este libro, una referencia en el mundo de la psiquiatría (DSM-5), advierte que los intereses sexuales atípicos no siempre conducen a un comportamiento perturbador. Para que esto suceda, las personas deben sentir angustia debido a su deseo (dejando de lado cualquier posible censura social) o tener una inclinación sexual que implica causar daño psicológico o físico a otra persona o requiere la participación involuntaria de personas que no pueden dar su consentimiento legal.

chaturbate

Entonces, si dos o más adultos deciden incluir la lactancia materna en sus relaciones sexuales o emocionales, ¿deberían ser tratados por un trastorno mental? Los expertos que elaboraron el DSM-5 creen que no.

Un tabú agradable

Pero la lactancia erótica sigue siendo un tabú. Sus profesionales y defensores ofrecen una larga lista de argumentos para convencernos de sus beneficios.

El blog Adult Nursing Relationship: a Journey (actualizado por última vez en 2013) explica que en este tipo de relaciones, las mujeres intentan "revivir, o quizás experimentar por primera vez, la incomparable paz interior y la profunda unión espiritual que ocurre durante la lactancia.

La autora informa cómo chupar los pezones durante la estimulación erótica previa libera el flujo de oxitocina (hormona del amor) en la sangre, causando una intensa excitación en la mujer. "La felicidad producida por el acto de amamantar, combinada con estas sensaciones eróticas crea el estado más especial y placentero de excitación sexual", dice. Además, ayuda a prevenir el cáncer de seno.

La lactancia materna como fetiche también se ha infiltrado en el universo de la pornografía. Al buscar la expresión "adult breastfeeding" en Internet, pronto encontraremos sitios de videos pornográficos como Pornhub. Los seguidores del BDSM (una serie de prácticas sexuales que incluyen sadomasoquismo) también pueden agregar leche materna a sus juegos de sumisión.